5 regalos que me dejó mi madre: Inspirado en la película 18 regalos de Netflix

5 regalos que me dejó mi madre: Inspirado en la película 18 regalos de Netflix

5 regalos que me dejó mi madre. Inspirada en la película 18 regalos que está en Netflix

Mi madre no preparó regalos para luego de que muriera, porque ella en vida pudo dármelos todo

A nuestra vida llegó un cáncer que en 6 meses se llevó a mi madre, y hoy, 5 años después, viendo la película de Netlix 18 regalos, hice el análisis consciente de lo mucho que me regaló mi madre durante mis 30 años y quiero compartirlo contigo

#Regalo 1 Sentirme amada

Una de las cosas que mi madre más contaba era lo mucho que deseaba ser mamá y como en un sueño le aparecí y pudo conocerme antes de nacer. Mi padre dice siempre que ella despertó y comenzó a decirle como me imaginaba y efectivamente así resulté, al estilo «Blanca nieves» .

Otra anécdota de mi madre, era que cuando nací y me colocaron en sus brazos «se le fueron los tiempos» y lo recordaba como el momento más hermoso de su vida.

Sus historias, saber que me amaba y esperaba tanto, me hacía sentir especial y hoy, en su ausencia, esa sensación de SER ESPECIAL para ella se mantiene en mí, como un tatuaje pero en mi alma.

Regalo #2 Sentirme elegida

En vida, mi madre siempre me hizo sentir que era primero madre que mujer.

Si bien, ser madre no fue un impedimento para el logro de sus metas profesionales y personales, mi madre siempre dejó muy claro que me elegía entre todas las cosas.

Yo me sentí su prioridad y que estaba por encima de los miedos, del orgullo y SIEMPRE la sentí ahí para mi.

Regalo #3 Los sueños y metas pueden lograrse sin importar la edad

Mi madre me regaló su imagen graduada de la universidad, ella pensaba probablemente que lo hacía solo por ella, por sus metas, pero en realidad me estaba dando una de las imágenes más hermosas, su sonrisa, su título en manos y la satisfacción de lograr sus sueños, sin importar la edad

Otra imagen vivencia hermosa que me regaló fue la de ella, junto a mi, aprendiendo flamenco. Recuerdo cuando en nuestra primera presentación, justo antes de que comenzara a sonar la sevillana, sentí gran emoción, pero no por la presentación en sí, sino por el orgullo que sentía de saber que mi madre lograba su sueño y a pesar de las limitaciones propias de la edad, allí estaba, preparada para comenzar el primer paso y yo también estaba viviendo el honor de acompañarla en este reto

La vida, aunque bella, no le brindó las mejores oportunidades a mi madre, pero ella, con paciencia, hizo su camino y logró poco a poco sus metas

Regalo #4 Amor propio

Como mujer, uno de los mejores regalos que me dejó mi madre fue el verla a ella poniendo límites a pesar del amor hacia otra persona.

Verla elegirse a ella (y a mi), verla reconociendo sus habilidades y sabiendo que podía salir adelante con mi abuela, mi tía y conmigo.

Reconociéndose como una mujer que podía seguir y continuar sin la necesidad de un hombre a su lado que la amara mal. Y esto no solo aplicaría a las relaciones personales, sino a su ética profesional y al campo laboral

Regalo#5 Seguridad

Siempre sentí que sin importar lo que sucediera mi madre estaría a mi lado y así fue.

Estuvo en mis momentos especiales de la escuela, pero también cuando me rompían el corazón. Cuando cometía errores y cuando tenía mis aciertos.

Sin importar lo que hiciera, mi madre estaba allí y sentir la seguridad de ese vínculo lo importa todo y hoy como adulta, se lo agradezco porque pude vivir el amor incondicional, el sentirme amada por lo que soy y no por lo que hago

En los últimos día de su vida, me regaló la oportunidad de darle yo seguridad a ella. De acompañarla durante el tratamiento, cuidarle su alimentación, y en sus últimas horas de transmitirle, que aunque dolía vivir sin ella, podía dejarnos, porque estaríamos «bien».

No me enseñó…

Sin embargo, aunque mi mamá me regaló y enseñó muchas cosas, no me enseñó a vivir sin ella y hoy aún estoy aprendiendo a continuar mi vida, con ese espacio en mi corazón que la honra, la recuerda pero que sigue añorando su compañía

Porque la vida con una madre buena es buena y solo cuando la perdemos nos damos cuenta de lo que era, y lo que ya no será, pero lo mucho que la puedes mantener en vida a través de ti

y tu, cuéntame ¿Qué regalos te dejó tu madre? ¿Viste la película 18 regalos? Te la recomiendo, en especial si eres hija y quieres verla con tu madre, o si eres madre de hijas ya más grandecitas

Melissa Rosales – Psicóloga Infantil , especialista en Psicología Clínica psicochamos@gmail.com

Otros artículos que pueden interesarte

Hija, si un día el Príncipe se convierte en ogro no dudes en volver a casa

Palabras para una hija: Lo que todo padre y madre debe leer

Comentarios