Prepara a tus hijos para la vida: Lo que los creadores de MOMO y la ballena azul no quieren que sepas

Prepara a tus hijos para la vida: Lo que los creadores de MOMO y la ballena azul no quieren que sepas

Los creadores de MOMO, la ballena azul y los próximos “juegos” por venir no quieren que leas este artículo, así que quédate y únete en esta batalla para proteger a nuestros hijos y prepararlos para la vida

Cada año la “creatividad” de algunas personas en el mundo nos angustia y nos hace correr. Si te diste cuenta coloco la palabra creatividad entre comillas, porque lastimosamente hay personas inescrupulosas y probablemente con alguna patología mental que utilizan inventos para hacer daño y no por el bien común

Recientemente publiqué un artículo destinado a un juego que ha estado de generación en generación (Shocking game), pero en los últimos días me han llegado dos imágenes referentes a nuevos juegos que parecen cumplir cíclicamente, año tras año la función de hacer daño en nuestros niños y adolescentes y en alarmar a la sociedad y muy especialmente a los padres, quienes comienzan a dudar de sí mismos, de su familia y del pequeño que tienen en frente

Fíjense que he hecho énfasis en que año tras año ocurre lo mismo y es que ahorita es MOMO y la imagen que muestra como hacernos daño, pero el año pasado era el juego de la ballena azul y así probablemente ocurra en los próximos años, por ello ¿Alarmarnos es la opción? No estoy de acuerdo, creo que mejor opción es apostar a la prevención del suicidio, a la disminución de riesgos y a las habilidades para la vida de manera que si el los próximos años siguen apareciendo estos juegos, ustedes como padres sepan que han estado haciendo trabajo de prevención primaria (antes de que ocurra) y están preparados para esta y otras batallas ¡Oh! Y además sus hijos también están preparados ¿Qué tal? Si alarmarte te sirve para accionar, ok, pero evita que esto sea lo común y trabaja en hacer de la prevención parte de tu día a día

¡Comencemos!

Pasos para prevenir el suicidio, baja autoestima, entre otras cosas que nos hacen proclives a caer en estas artimañas que año tras año hacen mucho daño

  • Abraza a tus hijos, contacta emocionalmente con ellos. No es solo el contacto físico, sino también el emocional. Nunca es tarde pero trata de comenzar desde ya
  • Brinda presencia a tus hijos. Tu tiempo y tu atención
  • Entrena a tus hijos en comunicar sus afectos y pensamientos. Evita la hostilidad en las relaciones interpersonales. Procura que sepan y que les transmitas que son aceptamos por lo que son, no por lo que hacen, pero tu como padre debes cumplir tu función de guiar y proteger: FIRME Y AMABLE
  • Haz reuniones familiares donde como familia se unan y enfrenten los problemas
  • Entrena en resolución de problemas (comienza siendo tu el ejemplo, luego piensa en como enseñarlos a resolverlos según su edad)
  • Haz que confíen en sí mismos teniendo poco a poco más responsabilidades, alentándolos a hacer las cosas por sí mismos y a enfrentar y reparar sus errores
  • De ser necesario no dudes en acudir a especialistas que te orienten o que brinden un espacio también para tu hijo. Acá estamos, no solo somos una cuenta en Instagram con post bonitos, tenemos consultorios, jugamos con los niños y te oímos a ti
  • Haz que el maltrato físico, psicológico, no esté presente en tu hogar. Está demostrado que el maltrato aumenta el riesgo
  • Si en tu hogar hay algún tipo de abuso de alcohol, drogas, sustancias, busca ayuda
  • ¿Transcurren por algún duelo? Soliciten ayuda, estén pendientes de su red de apoyo
  • Hablando de red de apoyo , fomenta las relaciones interpersonales en tus hijos. Apoya, habla con la maestra y juntos hagan un plan en caso que sea necesario
  • ¿No te sientes bien emocionalmente como adulto? Busca atención psicológica
  • ¿Están separados? ¿Tienen mala comunicación? Busquen ayuda. Existen organizaciones que pueden funcionar con mediadores, si ambos quieren se podrá. Esto funge como un factor de riesgo en la familia de los niños, así que PENDIENTES
  • Deja la negación a un lado pero también evita el ser extremista. Trata de mantenerte en un punto medio donde puedas ubicar la ayuda necesaria sin negarla o sin exagerar la situación.
  • Ten control de los medios electrónicos, redes sociales, etc. Recuerda el mantra: Tu eres el adulto

Algo que me gusta recordarle a los padres cuando tengo alguna conferencia es que nosotros, los adultos en nuestra maleta de recursos personales tenemos diversas estrategias, no obstante, la maleta de nuestros niños no las tiene e irán tomando las nuestras como ejemplo, así que tenemos que estar pendientes.

¿Resulta sencillo? No, pero es posible. Disminuye los riesgos, asume las situaciones, prepárate para ellas porque aunque la vida es hermosa como una rosa viene acompañada de espinas y no siempre estarás para tus hijos, por eso nuestro deber es prepararlos.

Un ejemplo

Para ponérselos de forma más práctica voy a enumerar las características que tienden a encontrarse en las familias  de aquellos niños o adolescentes que intentan hacer algún acto de daño a sí mismos para que sea más fácil para nosotros de entenderlo. Esto no es algo que yo me invento, estas son características que han sido estudiadas

Estás familias tienden a presentar:

  • Falta de empatía, es decir, son familias donde hay dificultad para ponerse en los zapatos del otro. Padres que no hacen sentir al otro que entienden lo que sienten
  • Escaso compromiso entre los miembros de la familia
  • Dificultades en el funcionamiento de los distintos subsistemas, es decir en el funcionamiento de cada rol: Problemas en el subsistema parental (padres), en el de los hijos, en el de los hermanos, etc. Estos subsistemas tienden a ser rígidos, con poca flexibilidad o en discordia, entre padres o por ejemplo poca solidaridad, rechazo, individualismo entre los hermanos
  • Los vínculos afectivos son inestables (¿Ven la importancia de dar el mensaje correcto?) , desapegados
  • Hay inconsistencia en los límites y las normas (recordemos que estos brindan estabilidad)
  • Existe la presencia de violencia
  • Falta de reconocimiento entre los miembros de la familia
  • No hay entrenamiento en resolución de conflictos
  • Algunos familiares presentan trastornos psiquiátricos y/o abuso de sustancias sin el debido tratamiento
  • Hay poca o nula red de apoyo, que va de la mano de poco desarrollo de habilidades sociales y claramente de resolución de conflicto

¿Tu familia tiene alguno de esto?

Pues lo has detectado y eso te da la oportunidad de hacer algo con ello

¿Las herramientas tecnológicas son el problema?

Para mi la respuesta es un rotundo NO. Creo que el problema es el mal uso que hacemos de estas herramientas. Parecerá una respuesta cliché pero es real. El problema está cuando en vez de entrenarnos y estrechar lazos con nuestros hijos  hacemos uso de la tecnología para calmar desde la primera infancia, pero luego queremos limitar su uso.

El problema está en como brindamos acceso a redes sociales y a un teléfono celular 24h con internet y demás sin que el niño  tenga la suficiente madurez para afrontar sus consecuencias y aún sabiendo que por ley está estipulado por ejemplo que los menores de 14 años no deben tener una cuenta en Facebook

El problema está cuando en vez de ser padres queremos ser los mejores amigos de nuestros hijos y no toleramos se molesten con nosotros porque no les permitimos estar en onda. Allí el problema no será el niño, será el adulto que no se ha situado en su rol (importante por cierto) y que debe entender que es normal el niño se moleste pero que es tu deber protegerlo.

Entonces, ¿A qué edad dar un celular? Procura antes dar lo que un niño de verdad necesita: amor, límites, presencia, contención emocional, educación, luego, podrás pensar en ello, muy especialmente pensando en qué necesita saber tu hijo antes para protegerse de todos los riesgos que vienen de la mano con un teléfono con acceso a internet

Hay información para la que nuestros niños pueden no estar preparados para recibir. Así como saber que la pornografía no es apta, quizás sea importante que sepas que acceso libre a un celular tampoco lo será y que será información que quizás para el nivel de desarrollo que tiene tu hijo no lo tendrá preparado para asimilarla

Entonces…

En vez de regalar un celular, regala comunicación efectiva, empática y presente

En vez de dar acceso libre a internet, regala presencia y aceptación

En vez de dar acceso a redes sociales, regala habilidades sociales desde el ejemplo y desde la empatía y aceptación entrena a tus hijos en esto, busca ayuda si es necesario y muestra métodos de comunicación y resolución de conflictos

Nadie dijo que sería fácil la crianza, pero lo que si te han dicho y mucho es que es hermosa

 

Melissa Rosales  – Psicólogo, especialista en Psicología Clínica – Psicólogo infantil – psicochamos@gmail.com

Comentarios